El día que mejor comí en un vuelo, lejos

Hace pocos días hicimos este, un bellísimo vuelo entre Madrid y Nueva York, en una business de Air Europa, conseguida a unas 60.000 millas Smiles (unos AR$ 30.000 recontra final).

Esta era la emisión en Smiles Argentina:

38

Nos gustaron los asientos de adelante, el espacio es siempre el mismo:

25

Se trataba de un Boeing 787, con una configuración muy linda de asientos.

2431

Así se veía cuándo ingresamos:

Así de cómodos eran los asientos:

Una vez en nuestros asientos, pasaron con una copita de lo que uno quisiera. Me gustó mucho este jugo de frutas, con plátano, frutillas y algo más:

26

Unos minutos después, vimos que se demoraba la salida. Por altoparlantes dijeron que unos pasajeros no volaban y que debían por protocolo encontrar las valijas y bajarlas.

Así que de entrada nomás, y para paliar la espera, las TCP pasaron con papas fritas, frutos secos, y lo que quisieras tomar, además de un riquísimo gazpacho (una sopa fría de tomates con otras verduras). Cómo quería algo suave, y no había, elegimos este Brandy (fuertecito):

22

Al ratito, despegamos, con esta sorpresita en el ascenso:

Y luego de unos minutos, comenzaron a pasar preparando el almuerzo, desplegando una gran bandeja, y el mantelito de tela encima, con el logo de Air Europa.

Este era el menú que nos pasaron para elegir:

27282930

El almuerzo podía ser pescado, carne (carrilleras de cerdo) o pasta. Elegimos carne y pasta (uno y uno).

El menú tenía:

  • -sopa crema con almendras
  • -carne al chocolate con chutney
  • -carrilleras al vino tinto con puré
  • -ensalada de rucula, tomate seco y queso

Así se veía la carne:

23

Y así el pescado:

32

Y una pasada más detallada por el menú de carne:

Luego de esta opípara comida, y a pesar de estar ya muy pipones, pasaron con un plato que creíamos era el postre. No, no lo era, era la previa:

  • quesos, dulce de membrillo y nueces

33

Y luego sí, como quien no quiere la cosa, llegó el postre:

Postre: Café y tarta de caramelo

Tarta de caramelo = lo mejor que probé en toda mi vida

Como cremosa, helada, dulce, agradabilísima textura, un fina capa de masa mantecosa, un manjar de otro planeta.

Obviamente, repetí tarta

😋

34

Ya explotados, sin poder casi  respirar, pasaron las TCP con helado. No cualquier helado, este helado, que sólo lo pedí para la foto:

35

Mientras tanto, afuera, se veía así.

20 minutos después, seguían pasando las TCP con bandejas conteniendo compoteras con frutas y sandwiches que ni siquiera pregunté de que eran, para no tentarme. Con estas bandejas, pasaron varias veces.

A las 5 horas de vuelo, pasaron con la merienda. Sí la merienda. Y era una delicia, una locura:

  • -Opción: rabo de toro, una cosa exquisita que se deshacía con el tenedor
  • -Opción: soufflé de langostinos
  • -Humus con verduras
  • -frutas
  • -bebida a elección

Obviamente pedimos una opción de rabo de toro y otra de soufflé de langostinos, para probar ambas:

36

Finalmente, algunos beneficios de la bajada del avión en posición remota (lejos de los edificios y sin la manga habitual):

Finalmente llegamos a Nueva York, luego de 8 horas de vuelo. El servicio, mucho, infinitamente mejor que en la business de la misma aerolínea entre Madrid y Buenos Aires.

El vuelo en el que mejor comí en toda mi vida, incluyendo la QSuites de Qatar Airways. Lejos.

Otros posts de nuestro viaje Europa/USA Vacaciones de invierno 2022:

Otros posts de alojamientos:

Deja un comentario

25 ideas sobre “El día que mejor comí en un vuelo, lejos”

A %d blogueros les gusta esto: