American Express: el principio del final para mi tarjeta de crédito

Hace unos días, te contábamos lo mal que viene American Express en promociones viajeras.

En la última venta de puntos, los valores fueron exagerados, en función de un índice dólar: LLEGARON LOS PUNTOS MR: Compra de puntos Membership Rewards de American Express (sólo el 15/06/2018) VALOR ELEVADO

Más aún, American Express también anunció que a partir del 31 de Agosto, desvaloriza sus puntos MR, cambiando para peor casi todas las equivalencias en transferencias hacia programas de pasajero frecuente: PÉSIMAS NOTICIAS: American Express deprecia la tasa de transferencia a programas de pasajeros frecuentes

Luego de pensarlo un poco (no mucho), me decidí. Iba a optar por pedir la baja mis tarjetas American Express directas. Poseo una Gold de compra (con abono anual) que vino con una platinum de crédito asociada al programa Aerolíneas Plus (esta última, sin costo).

Hice un llamado telefónico a American Express, y me atendió una operadora del área de Fidelización.

Le expliqué la situación, mi disconformidad con el servicio prestado por la tarjeta en el aspecto viajero. Me indicó algo que ya sabía, la baja sólo se puede hacer en forma inmediata, y no programada.

Es decir, tengo pago todo el año de servicio, y el nuevo abono arranca en Enero. Recién en Diciembre podría llamar, y pedir la baja. Esta baja, se produce en forma inmediata, no hay posibilidades de dejarla programada para alguna fecha futura.

Como quiero aprovechar los beneficios de esas tarjetas hasta fin de año (un par de ingresos al Vip Club de Aeroparque, por ejemplo), decidí esperar hasta fin de año para pedir la baja, y usar todo lo que pueda los beneficios de estas tarjetas. Y de paso, no cerrar la posibilidad de que, arrepentidos, American Express venda paquetes de puntos más baratos.

En fin, con estas condiciones, sólo restaba dejar en claro y por escrito mi reclamo: en el mes de Diciembre iba a pedir la baja de todas mis tarjetas, y no iba a gastar un centavo más en American Express. Los motivos, los dos que indiqué más  arriba: el valor abusivo en la venta de puntos, y la pobre equivalencia en la transferencia de puntos.

 

Conclusión

El presente no intenta ser un post de protesta. Sencillamente, contarles que como clientes no somos cautivos de ninguna tarjeta, sino que podemos elegir el servicio que queramos, yéndonos si estamos disconformes. Siempre manifestando nuestra disconformidad, para darle chance al vendedor de cambiar su actitud, o al menos enterarse del motivo por el cual está perdiendo un cliente.

Algo sobre lo que no tengo ni tuve nunca duda alguna, es acerca de la excelente atención del personal de American Express, en todo momento. Una de las virtudes de Amex.

Pero, igualmente, y salvo que aparezca alguna alternativa interesante, de acá a Diciembre,  chau American Express.

tyatqp

 

 

Deja un comentario

127 ideas sobre “American Express: el principio del final para mi tarjeta de crédito”

A %d blogueros les gusta esto: