Jericoacoará, una belleza ¿escondida?

Hola. Hay una muy buena noticia (o quizá no tanto).

Jericoacoara, en el norte de Brasil, es un lugar espléndido, rústico, único, con un hermoso mar, que pese a estar tan cerca del Caribe, mantiene esas grandes olas que nos gustan a muchos. Muchos sitios de turismo, ubican a estas playas entre las mejores 10 del mundo.

Para algunos, conocido como uno de los mejores lugares para practicar kitesurf, aprovechando el viento fuerte y frecuente de la zona.

Sus calles de arena, sólo son transitables por los buggys que llevan y traen a los turistas de sus excursiones, y por alguna que otra camioneta, que vienen de la lejana Fortaleza. La circulación habitual de vehículos de combustión, por sus calles, se encuentra prohibida.

Incluso hasta hace no muchos años, la energía eléctrica no había llegado al pueblo.

También son muy conocidas las excursiones a hermosos sitios, algunos extremos, que rodean a Jericoacoara, tales como la Laguna Azul, y otras lagunas, atractivas sobre todo en época de lluvias, en la que se encuentran bien llenas, fundamentalmente en el mes de Julio. Otros recorridos, son realmente extenuantes, viento caliente, sol abrasador, un mar hermoso e interminables playas, cortadas en muchos puntos por no muy anchos ríos.

Cruces de balsa, recorrido por mangue seco y el corto aunque gratificante paseo para ver los famosos hipocampos, o caballitos de mar, son parte del hermoso panorama que rodea nuestra estadía en Jericoacoara.

Una de sus peores (y mejores) características, es su aislamiento de la civilización. Rodeada de gigantescas dunas, dista a casi 300 kilómetros de Fortaleza, en línea recta, aunque la dificultad de su recorrida aproxima la distancia a los 350 kilómetros.

Hasta hace poco (yo fui en Febrero 2015), las únicas maneras de llegar eran en la famosa jardinera, un camión que va saltando en un camino de “serrucho”, muchas veces mojado por lluvias, y el increible y único, aunque más costoso, recorrido por las playas que se encuentran entre fortaleza y Jeri (como le suelen decir sus habitantes), en un vehículo 4×4.

Hace muy poco tiempo, y derivado de la gran cantidad de turismo que estuvo recibiendo los últimos años el pueblo de Jeri, se construyó un aeropuerto en la zona, para permitir un más cómodo viaje a los que quisieran llegar directamente. A este aeropuerto se lo conoce como Aeroporto do Polo Turístico de Jericoacoara, y se localiza en el municipio de Cruz.

En tal sentido, se habilitó un vuelo semanal de Gol, cuya disponibilidad de pasaje fue absorbida completamente por la empresa de turismo CVC. Era un vuelo con origen en el aeropuerto de Congonhas, en San Pablo.

La noticia, en un periódico brasileño http://www.panrotas.com.br/noticia-turismo/aviacao/2017/06/voo-sao-paulo-jeri-ce-estreia-com-100-de-ocupacao-_147462.html

Luego, Gol  solicitó una nueva frecuencia semanal, precisamente los días miércoles, partiendo del mismo aeropuerto de Congonhas. Acá, esa noticia http://www.panrotas.com.br/noticia-turismo/aviacao/2017/07/voo-para-jeri-ce-sera-regular-com-nova-frequencia-da-gol_147685.html?lista

También se suma a esta iniciativa la aerolínea Azul.

A la fecha, están vigentes estos vuelos

3 ciudades con vuelos directos
A Cruz, Brasil (JJD)
3 h 30 m
Azul
1 h 35 m
Azul
3 h 30 m
Gol
 publicado por Google.com.ar

,

Bueno, esta es una buena noticia para quienes quieran acercarse más rápido, y con menos saltos, al precioso pueblo de Jeri.

La no tan buena noticia, es el fin del aislamiento que, aunque costosamente, mantenía este pequeño pueblo tan atractivo para los turistas.

Más allá de conclusiones filosóficas, y sin lugar a duda alguna, recomiendo el recorrido en camioneta por las playas que unen Fortaleza y Jeri; se trata sin dudas de un recorrido verdaderamente inolvidable…

Deja un comentario

10 ideas sobre “Jericoacoará, una belleza ¿escondida?”

A %d blogueros les gusta esto: