¿Te acordás cuándo nos robaron en Roma? Reclamamos daños, y… final feliz, peeeeeroooo…

Hace un tiempo, comenzamos con esta historia. Habíamos alquilado un auto en Roma, dejamos el auto estacionado en un Carrefour, rompieron la ventanilla y se llevaron nuestras mochilas ubicadas en el asiento trasero.

Para no empezar a llorar nuevamente, recordando lo que había dentro de cada mochila, les aconsejamos la lectura de este post: Cuándo te roban en un lugar al que le tenías confianza

Nosotros habíamos alquilado el auto pagando con una tarjeta Visa Signature, confiados en que, ante un inconveniente, podríamos recurrir al seguro que esta tarjeta brinda a sus socios, en las locaciones de auto. Esto incluído en el valor pagado a la locadora, y sólo por usar esa tarjeta.

El reclamo consistió sólo en nuestros gastos por el reemplazo de la ventanilla trasera, 195 Euros. El resto, lo dimos por perdido.

g3dhzu

¿Cómo siguió la historia?

Esa noche del robo, hicimos la denuncia mediante una llamada al teléfono internacional de Visa, nos pidieron unos datos, y nos tranquilizaron. “Está todo bien”, nos decían.

Luego de unos días, recibimos un mail, pidiéndonos algunos datos, los que respondimos rápidamente. El mail de Visa con el que nos comunicamos, en todo momento, fue lacclaim@ap-visa.com (la Unidad de Administración de Benficios Visa).

Todo el proceso, podés chusmearlo en esta nota: Robaron nuestro auto en Roma, Visa no pagó, y denunciamos en Defensa del Consumidor

La mediación

Sucintamente, luego de que Visa nos diera vueltas y vueltas en el proceso de aporte de documentación, y finalmente nos dijera que no correspondía pagar el siniestro, hicimos la denuncia en Defensa del Consumidor, registrándonos en Mi Argentina.

Luego de que el reclamo fuera aceptado, fijamos audiencia. Se presentó al gente de Visa (Prisma Medios de Pago), que dijeron de entrada que la aseguradora era La Meridional, desentendiéndose del tema.

Nueva audiencia, La Meridional no se presentó.

Otra audiencia más, se presenta la aseguradora, y, para nuestro asombro, de movida nos dicen que estudiaron el caso, y que nosotros teníamos razón, y nos correspondía la indemnización (finalmente).

Peeeroooo (casi siempre hay un pero), la aseguradora pretendía darnos el valor abonado en pesos al cancelar el extracto en Enero, con un dolar de AR$ 38. Valor histórico, el que nosotros pagamos, sin ajuste, ni actualización, ni nada.

Obviamente, y como no podía ser menos, Ratamundo discutió el tema hasta las últimas consecuencias, y finalmente LO CONSEGUIMOS.

La Meridional propuso aplicar un índice de ajuste con el cual el valor a recibir quedaba un 10% abajo que actualizándolo con índice dólar. Nos pareció bien, y ahí conciliamos.

En definitiva, motivado una situación «horrenda» acontecida en Enero, terminamos cobrando el seguro 8 meses después, y tras varios trámites, que si bien no fueron dificultosos, fueron abundantes y molestos.

Lo importante, el punto central de esta situación: ¿seguimos utilizando la tarjeta Visa Signature para alquilar un automóvil? ¿Utilizamos otra tarjeta, por ejemplo una Mastercard Black? ¿O contratamos un seguro complementario del estilo de Rentalcovers, como ya venimos haciendo en nuestros últimos dos alquileres?

¿Y ustedes que harían?

 

 

Deja un comentario

18 ideas sobre “¿Te acordás cuándo nos robaron en Roma? Reclamamos daños, y… final feliz, peeeeeroooo…”

A %d blogueros les gusta esto: