Un día de furia (o «yo también sufrí a Flybondi»)

Hace poquito les contaba de estos ligeros cambios de horario de Flybondi: Siguen los cambios de horarios de vuelos: esta vez, le tocó a Flybondi… Y mirá como nos afectó

La idea fue aprovechar el fin de semana largo en Posadas. Llegando el día Sábado, a las 7 hs, aprovechando muy bien ese día, y el día siguiente, y el Lunes retornar a Buenos Aires. El horario de vuelta no era de lo mejor, al mediodía, pero era lo que había.

Y mi primera experiencia había sido muy buena Flybondi: volando a Córdoba. Y regresando también (reporte sobre la ida y la vuelta)

Arrancamos con un cambio de horario en la IDA de El Palomar a Posadas, de las 6 a las 12. En fin, les contaba que no había sido tan traumático, dormía un poco mejor.

Y respecto de la reserva de auto, les contaba que como consecuencia de ese cambio, y como no obtuve inicialmente respuesta de Despegar, realicé una segunda reserva, por las dudas.

No obstante, luego de ello, la primera reserva pude modificarla a la perfección (se comunicó conmigo una chica de Despegar, muy amable que llamo ella a la locadora y confirmo que la gente de la locadora me esperaba hasta que llegue). Por ello,  cancele la segunda reserva de auto, o la “reserva de repuesto”.

Bueno, hasta acá, lo que les conté en el post anterior. A eso de las 2 am del día del vuelo, mientras escribía sobre la reciente novedad de la desaparición de los pisos tarifarios en los pasajes de micros, me llega el siguiente mail

«Estimado Pasajero, Te enviamos una actualización de tu vuelo XXXX desde EPA hacia PSS . Su partida fue re-programada para XX-Aug-2018 16:00 por lo que deberás presentarte en el aeropuerto 2 horas antes.

Podes consultar el estado de tu vuelo en nuestro sitio web en la sección MI RESERVA

Ante cualquier duda te invitamos a contactarte con nosotros a través de los siguientes medios: Contáctate con un representante de atención al cliente a través de https://ayuda.flybondi.com Escribinos a reprogramaciones@flybondi.com

Agradecemos tu comprensión y te pedimos disculpas por las molestias ocasionadas. Muchas gracias, Flybondi.com»

Así es, amigos, esta vez me tocó a mi, y a mis compańeros de vuelo, sufrir en carne propia a Flybondi.

El vuelo, partía originalmente a las 6 am. Ahora, con motivo de las reprogramaciones, saldría a las 16 hs. Nada menos que 10 horas más tarde.

t8mkqe

Este cambio, que en un viaje largo, molesta, en un viaje de fin de semana de 2 días y medio, lo hace verdaderamente corto y muy poco aprovechable.

Salimos, muy tranquilos rumbo a El Palomar  Pudimos resolver que Cabify con cupón de Master Sorpresas era lo más conveniente.

No vale la pena aburrirlos, contándoles que el Remis recibió mal la dirección de origen, y luego de hablar telefónicamente con el chofer cerró el viaje y Cabify me facturó 90 pesos sin haber yo conocido siquiera al chofer.

Ni tampoco de la demora de 20 minutos en el peaje de la autopista del Oeste, sin que nadie abriera barrera ni nada del estilo.

Superado este trance, llegamos a El Palomar, con tiempo. Despachamos valijas y pasamos el control. Todos muy amables, haciendo excepcionalmente su trabajo, como he podido ya comprobarlo.

Todo esto me había dado hambre (¿qué otra cosa sino?). En las máquinas automáticas había unos sándwiches de miga a $ 50 y lata de gaseosa $ 30. Malas noticias, la máquina no aceptaba billetes de $ 50 y cartel sentenciaba NO DA VUELTO (había que tener cambio).

Al lado de la máquina había un postnet. El importe que aceptaba era de hasta $ 30 para un único pago, por lo solo podría pagar la gaseosa. Otra mala noticia, no anda el postnet.

Junte $ 50 como pude y nos fuimos mascullando nuestros sándwiches (ricos).

Luego de un rato de espera, nos avisaron que nuestro avión llegaba a las 16: bajaban pasajeros y subíamos nosotros. Todo esto demoró hasta las 16:50.

Por los altoparlantes nos anunciaban que nuestro vuelo tenía autorización para despegar recién 17:25 hs NADA MENOS QUE 11 horas después del horario original.

Despegue lindo, grandes maniobras entre las nubes.

Una vez arriba, ya pasados unos 20 o 30 minutos de turbulencias, nos avisan que que el café es cortesía de Flybondi. En fin…. sin palabras. Tomemos nuestro café.

Arrancó el servicio con dos carritos por los extremos del avión. Yo estaba en el medio, fila 19. Luego de 30 minutos de iniciado el servicio, en los que el carrito con los víveres NUNCA LLEGÓ hasta mi fila. nos avisan que descendíamos hacia Posadas, y que el servicio debía ser cancelado. Ni un misero café.

Llegamos a Posadas. Solo quería retirar mi auto e irme.

Vamos con el tema auto. Si, acá también hay novedades.

Voy a National dos o tres intercambios de datos con el vendedor, todo ok. Hasta que me dice el precio. Yo tenía comprometidos $2500 y el vendedor quería cobrarme $3200. 

Le digo que no es lo que había convenido con Despegar. Y contesta lo que nunca debe contestar un vendedor a su cliente: «hagan como quieran, si no pagan lo que dice acá, no hay auto».

En fin un poco enojado. Le mostré mi voucher de Despegar, y el vendedor me mostró su detalle. Ello, a fin de armonizar un poco los extremos.

La diferencia era

  1. que la locadora mantuvo el valor del alquiler en dólares, y
  2. un seguro de 11 dólares que nunca pedí.

El vendedor seguía diciendo que tenía que pagar lo que le pasaron a él y que ya no se podía comunicar con nadie (no llegaban a ser las 19 horas).

Luego de algunos reclamos más, llamó a «alguien» que le dijo que ese seguro extra cubría los $16.000 de franquicia que no cubría el seguro originalmente pactado. Y la locadora por su cuenta, decidió que YO QUERÍA PAGARLO.

Luego de un par de comentarios entre el vendedor y la otra persona, cortó la llamada nos cobró los $2500 originales, resignando National el cobro en dólares y el arbitrario seguro, y nos fuimos al auto.

La revisión fue casi nula, no había luz, y el tanque de combustible, que originalmente tenía condiciones de locación Lleno-Lleno, estaba por la mitad.

La verdad es que cuando devolvimos el auto (el vendedor no estaba, hubo que llamarlo y lo esperamos 20 minutos ante un local vacío), nos devolvió el cupón de garantía, sin revisar nada, ni el auto, ni la carga de combustible. En fin…

Bueno, y hasta acá esta narración, que es un poco lo contrario de lo que pasa siempre. Generalmente va todo bien, pero en este caso fue lo opuesto. Conclusión, al mal tiempo hay que ponerle buena cara. Y en mérito a ello, luego nos sacamos el mal sabor del día con….

qa0vrn

Deja un comentario

37 ideas sobre “Un día de furia (o «yo también sufrí a Flybondi»)”

A %d blogueros les gusta esto: