¿Sos enfermo de los vuelos? O recorriendo Argentina durante toda mi vida

Hace unos días, emitimos un vuelo regaladísimo a Ushuaia. Sin entrar en detalles, diremos que tenemos sólo la ida desde Buenos Aires, a un valor muy bajo.

Todo empezó así

Desde hace bastante tiempo que estamos pensando en visitar algún destino típico de la Argentina.

Ya hicimos una recorrida por el bellísimo norte argentino, Tucumán, Salta y Jujuy entre Purmamarca y la argentinísima La Quiaca, pasando por Abra Pampa, donde nuestra retina no olvida unas bellísimas postales de los chicos entrando a la escuela.

Las hermosas playas de la costa de Buenos Aires, en donde infinidad de noches de luna llena (y es realmente infinidad), hemos pasado muchas horas seguidas pescando con «las patas» en el agua. Meses de infancia veraneando en el viejísimo hotel Morales, y ya más adelante en el Stella Marina en San Clemente del Tuyú, desde que era un mojón en medio de la playa, y era una verdadera travesía llegar hasta el puerto a buscar unas lisas ahumadas de El Gitano ¡¡Gracias Pá por tantas aventuras y por contagiarnos el bichito de los viajes!!

Infinidad de veces recorrimos entre Bariloche y el Bolsón, animándonos a pasar varias fabulosas noches en una cabaña con jacuzzi y pared vidriada con vista al bosque en Río Turbio.

Hemos paseado por la bellísima Córdoba en muchas de sus variantes, su capital, Carlos Paz, y adentrándonos hasta una estancia perdida en el Valle de los Lisos.

Caminamos por la increíble y moderna ciudad de San Juan, y recorrimos hermosos paisajes hasta llegar a Jáchal.

Varias veces paseamos por Merlo, en San Luis y su microclima.

Y apreciamos una de las más impactantes noches en la Sierra de la Ventana, Provincia de Buenos Aires.

Infinidad de visitas a la bellísima Mar del Plata, siempre en meses invernales o fuera de temporada. Con unos increíbles paseos por su costanera, acompañados por el salobre aroma del océano, que recuerdo como uno de los mares más verdes que conozco.

Visitamos la hermosa localidad balnearia de Las Grutas, en la época en que todavía no era famosa, pudiendo constatar que tiene los paisajes marinos más bellos, los pulpitos más ricos, y que el agua…. no es tan cálida como dicen.

Hemos recorrido la ruta 3 entre Buenos Aires y Ushuaia, pasando necesariamente a Chile y sintiendo 150 kilómetros de un ripio salvaje, hasta volver a la argentinísima Río Grande.

Al menos cuatro veces visitamos por Mendoza, en tres oportunidades como un paso necesario para pasar a Chile, que recorrimos de punta a punta, desde las bellas calles de Punta Arenas con los arbolitos cortados con formas geométricas, hasta las gigantescas aceitunas del norte chileno. Y esa inolvidable bajada de los caracoles chilenos que produjo que salte la primera del viejo Peugeot 404.

Cataratas del Iguazú, al menos 7 veces, varias como paso necesario hacia los vuelos baratos partiendo desde Brasil a Europa, con retorno a Buenos Aires. Muchas veces llegamos hasta esta maravilla natural en micro.

El glaciar Perito Moreno, en un par de oportunidades. Alguna en invierno, pero siempre más aconsejable ver la frecuente caída de gigantescos témpanos en verano.

Y muchos, muchos viajes más, que algún día rememoraré con más letras. O tal vez no.

Y a que vamos que tanto viaje

A qué decidimos volver a Ushuaia, con ganas de visitar el destino, y también de probar esa emisión de vuelos baratos en Aerolíneas Argentinas.

Para la vuelta, nos vemos complicados. Carnaval 2023, maniobra de emisión divulgada por muchos medios (incluso por Gabriel Shultz en su programa Decímetro ¡¡gracias!!). Así que estamos pensando en volver con millas AR Plus (el programa de Aerolíneas Argentinas)

La tarifa en promocional, sólo vuelta Ushuaia-Buenos Aires está a 7000 millas, pero desde hace unos días ni aparece. La segunda, la tarifa Turista, está 14.000 millas, mientras que la business 16.000 millas.

La más barata, no aparece. Y la turista está casi pegada a la business, así que no hay dudas. Por 2000 millas más, elegiremos la vuelta en business.

Ahora. Tenemos el siguiente dilema.

Opción 1

Ya que se trata del fin de semana largo de Carnaval, sólo 4 días, pensábamos volver directo desde Ushuaia a Buenos Aires, en un vuelo a las 22 horas, duración 3 horas y media. En business, muy aprovechable.

Se aprovecha el día y el vuelo.

Opción 2

No pudimos pasar por alto esta opción de vuelo, con conexiones de este tipo:

00

El valor en millas de todos estos tramos, es exactamente igual que el vuelo directo. 16.000 millas y AR$ 160 de tasas.

Esto implicará, para el ejemplo mostrado (hay muchas opciones más), en esta OPCIÓN 2,  hacer TRES vuelos en business, durante toda una tarde, saltando entre aeropuerto y aeropuerto. Disfrutaremos de TRES salas vip domésticas (si es que abren para esa fecha), de TRES despegues, TRES aterrizajes, y recorreremos por aire nuestra bella Argentina de punta a punta, ida y vuelta, acá:

00

Y la pregunta

Claro, nosotros somos enfermos de los vuelos, los aeropuertos, salas vip, las vistas de los aviones en posición remota, de disfrutar de esas cositas ricas que nos dan mientras gozamos de un hermoso paisaje entre las nubes. Y tal vez resignaremos medio día de disfrutar en destino por esa hermosa tarde saltando de aeropuerto en aeropuerto en clase business.

Y vos ¿Vos que harías? ¿Volvés directo, y aprovechás esta locura de volar toda la tarde en business? ¡¡Dale, contanos!!

Deja un comentario

22 ideas sobre “¿Sos enfermo de los vuelos? O recorriendo Argentina durante toda mi vida”

A %d blogueros les gusta esto: